Encantada con la relación costo-beneficio. El hotel se encuentra ubicado frente al mar y a dos cuadras del centro. Llegué sin reservación para quedarme unas noches e incluso me quedé una más de lo planeado. La playa está muy bien en comparación con la de otros hoteles y el personal muy amable.

Las habitaciones tipo cabañas son independientes y cuentan con A/C y televisión; la mia tenía literas. Incluso si vas en plan de camping tienen un área para poder hacerlo, cuentan con una cocina y sala común. Sin duda regresaría.